Movimiento 15 de Mayo

Sobre la revolución española

Madrid, a 3 de julio de 2011

Por Prometeus

Los movimientos llamados del 15 de mayo, constituidos a partir de grupos como Democracia Real Ya, Mesas de convergencia, Patios de maravillas, grupos de okupas y reacciones radicales de significación izquierdista pertenecientes a distintas ramas comunistas y anarquistas, son, sin duda alguna, la matriz y núcleo de ese fenómeno providencial que se proyecta como la revolución española.

No cabe duda que en ella han influenciado las corrientes liberadoras de tipo espartano que vienen del despertar del mundo islámico.

También se nota en forma ilusiva el influjo del levantamiento hiperbórico en Islandia.

Sin embargo la influencia más fuerte parece ser, y es sin duda, la perspectiva negra degradante que se presenta al pueblo, y sobretodo a la juventud, vistas las circunstancias de involución en que se encuentra la sociedad, mal llamada democrática, desde hace varias décadas.

Por otra parte, y a pesar de la enorme losa que oprime a los pueblos a causa del capitalismo y la cultura europea, el pueblo español se levanta tratando de amortizar el poco caso y uso que hizo al movimiento europeo de Mayo del 68.

Por supuesto esta revolución española es una chispa que puede prender fuegos, pero como cualquier chispa puede irse apagando o diluyendo.

Es pues necesario que esa chispa que puede encender fuego se convierta como mínimo en simiente o grano que pueda germinar.

Y ese grano o simiente ya está siendo desparramado (sembrado) en las conciencias (campos) de las personas (pueblo).

Nosotros ya hemos dicho el modo y manera para que esta chispa (ya simiente) pueda ser plantada en buena tierra.

Es por lo que en esta ocasión nos dirigimos una vez más a esta revolución española, para que no enfoque el punto de fuerza en direcciones indebidas, incorrectas y sobre todo inconvenientes.

Permítasenos una pequeña disgresión explicativa.

Ya en los capítulos 19 y 20 de la 3ª parte de nuestro libro Salida Integral a la Vida y a la Crisis Mundial, decimos que, a pesar de las apariencias y del influjo real de las cosas, es conveniente y necesario aceptar las normas e instituciones como la vía más adecuada a que las cosas se resuelvan positivamente o no.

Sabemos que las normas e Instituciones de hoy en día funcionan en su mayoría con premisas dictatoriales y autoritarias, como es natural, puesto que siempre han sido puestas por los vencedores y los ganadores sobre alguna nación o pueblo, etc.

Sin embargo hay que reconocer que, para bien o para mal, son los caminos que la sociedad se ha puesto para permanecer y subsistir.

Nosotros ya tenemos previsto que lo primero que debe conseguir el 15-M es que las normas o Instituciones vigentes sean todas correctas, o sea democráticas, para que no haya impedimentos insuperables en nuestra actividad.

Y ya sabemos (lo hemos explicado en capítulos anteriores) que el progreso de la humanidad es positivo como resultante global, a pesar del posible retroceso de estos tiempos tan aciagos para la verdad y la justicia.

Por tanto debemos llevar la luz y fuerza (chispa) del 15 de Mayo por las vías adecuadas para que la chispa, hecha ya simiente, germine, fructifique y se multiplique.

Lo más natural y más lógico es aplicar nuestra fuerza y nuestras ideas empezando por las asociaciones de vecinos.

Ya se sabe que las asociaciones de vecinos están amordazadas y aletargadas por la oposición rotunda que los partidos de toda clase les han presentado en todo momento.

Esas asociaciones, con toda certeza, se verán reforzadas a todos los niveles y, con nuestro empuje, empezarán a obrar en forma efectiva sobre los ayuntamientos para recabar normas totalmente democráticas en cuanto a relaciones y comportamiento.

Así mismo, en los partidos actuales la mayoría de los socios están adormecidos por el autoritarismo de sus jefaturas, por lo cual nuestra ayuda y empuje les dará la fuerza suficiente para poder redimirse, porque saben que lo necesitan.

Los sindicatos y partidos están machacados por el régimen y el sistema, obligados, ya que si no actúan así les echan o quitan competencias. Están “muertos” por este motivo.

Por eso hay que “ayudarles” no despreciarlos. La “masa” de los partidos, sindicatos, está deseando despertar.

Mucha gente de los partidos ha luchado mucho, pero no pueden hacer más porque no les dejan, y son personas como nosotros. Hay y ha habido socialistas y comunistas muy buenos.

De esta manera el empuje, progreso y subida del ideal 15 de mayo irá tomando posiciones hasta llegar donde debe llegar, que es al estado o gobierno.

Las mismas consignas particularizadas que se explican ya en las comisiones, son las que se deben incoar dentro de las asociaciones, para que empiecen a ser efectivas desde abajo, es decir fuertes desde los cimientos.

En caso contrario no hay duda que la fuerza de las normas e instituciones nos desplazará, por las buenas o por las malas.

Por esto, el 15M tiene buena intención, pero mal enfoque, si se queda al margen de las instituciones.

Hay un plazo aproximado de 10 años para que se consigan metas integrales y democráticas en la sociedad, que tiende a la globalización.

Después vendrán tiempos más difíciles, en caso de que en estos diez años no se consiga por vía pacífica lo que la sociedad (la humanidad) necesita para que el progreso sea real.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario