PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR (9)

PROCESOS DE EVOLUCIÓN
SUPERIOR.- (9).-
Antes de entrar en el detallado y proceso de las posibles soluciones integrales y democráticas según los distintos niveles por donde pasa la vida y la actividad de la persona humana, se debe hablar seriamente sobre la vida del ser humano como entidad material que vive sobre la tierra y de la tierra..”

Simplemente describiremos y retrataremos la situación y la forma de vida y comportamiento que lleva la persona normal promedio.

Todos venimos al mundo de la misma manera dando un soberano berrido para empezar a respirar; después todo empieza a cambiar inmediatamente.
La diferencia de clase (social, económica y laboral), determina si se va a estar mejor o peor atendido, mejor o peor alimentado y tratado.

Los demás estadios de la vida hasta llegar a la mayoría de edad se rigen por condicionamientos todavía más complicados y rígidos, porque viene ya lo indecible e incompresible.

Para el setenta por ciento de los humanos empieza lo que se debe llamar de verdad (incluso hoy en día), la ley de una selva, a pesar de los grandes progresos de todo tipo que se han producido sobre todo desde el siglo XVIII.

No hace falta entrar mucho en detalles para ver y comprobar que existen grandes, graves e injustas diferencias a la hora de encontrar el puesto adecuado para la persona, porque casi nadie lo pretende, y además no existe planificación alguna para arreglar ese problema.

Es patente que la diferente clase social de cada uno, su diferente capacitación y preparación no permite que la persona humana pueda optar al oficio o profesión adecuada a su persona, sino que, por lo general (salvo excepciones), ha de buscar y contentarse con trabajos y estados acomodaticios de actividad para poder subsistir como entidad densa, frustrando así sus naturales pretensiones a realizarse personalmente

Solo las clases altas, el clero y los mandos de cualquier orden o tipo, encuentran profesión adecuada, o en todo caso se contentan con la que tienen por las conveniencias que su situación les da y atribuye.

Esta situación injusta e impropia que afecta al destino de los humanos para sobrevivir, es a todas luces ALTAMENTE, INJUSTA, INAPROPIADA Y CAÓTICA
Todo mundo, y por tanto también los gobiernos, siempre lo han notado y sabido; sin embargo no se tomaban no se toma en la actualidad medida alguna para arreglar esa clase de problemas.
No hay que negar que la humanidad, sobre todo en el mundo occidental, siempre ha ido progresando, pero era bajo mínimos, por lo cual la ratio de progreso era de todo punto inapreciable.

Sin embargo desde el siglo XVIII la ratio de progreso social y económico ha tenido progresos bastante apreciables y gracias a los movimientos sociales, sindicalistas, científicos y tecnológicos.

En los tiempos actuales la situación y estado del ser humano
además de injusta, inapropiada y caótica, está en plena crisis, es decir, precisa gravemente de cambio o arreglo so pena de que se alcen guerras o revoluciones interclasistas entre las diferentes naciones y culturas.