PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR (19)

PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR.- (19).-

Sigue el mismo tema de las dos entregas anteriores, donde se intentaba dar noticias explícitas sobre el paso del ser humano vivo por el mundo denso y material.

Siguiendo el mismo camino diremos, hablando ya muy serio, en primer lugar, que el ser humano es físicamente un conjunto o conglomerado de elementos materiales, que ademas de comportarse en forma claramente animalesca, realiza y ejerce ciertas funciones especiales como son hablar, reír, cantar, sentir, pensar, sufrir, gozar, trabajar, ociar, odiar, etc, etc.

Soslayando por ahora la cuestión de si esas últimas funciones mencionadas son realmente materiales o no, pasamos a comentar específicamente, si dichas funciones deben ser consideradas como el ejercicio real y auténtico de la actividad humana, y por tanto, si dicha actividad debe ser tenida en consideración, y si en verdad es importante para la evolución y realización del ser humano.

Brevemente comentamos una realidad humana altamente significativa:
la vida y el devenir de la persona humana tiene dos facetas desconcertantes en sumo grado, que nadie acierta a comprender y justificar adecuadamente.

Una consiste en que el pobre ser humano, sin saber por qué o cómo, al llegar cierta hora pierde su razón, su conciencia y toda clase de impresiones energéticas, para entrar en un estado cataléptico, (dormido, inconsciente), que conocemos como estado onírico, donde la vida parece esconderse y difuminarse temporalmente.

Todo ser humano acepta y pasa por este trance diariamente, sin comprender la verdadera causa o motivo de tal estado.

La actividad humana durante este estado onírico, queda exenta de toda funcionalidad, y solo experimenta un verdadero descanso, y a veces sueña.

Otros impulsos que ocurran a la persona en dicho estado onírico, todavía no han sido del todo estudiados, y mucho menos comprendidos.

Qué clase de significación o misterio encierra ese proceso indescifrable e incomprensible para la vida del ser humano?

La segunda fase de la existencia y vida del ser pensante, es el episodio diario en el que puede mantenerse consciente de su funcionalidad, (está despierto, come, bebe y realiza funciones de todo tipo).

Ese montón de funciones que en ese estado ha de ejercer el ser humano, responde a su actividad vital propiamente dicha?

Al llegar aquí se trata ya de entrar en la cuestión de si el ser humano debe o no hacerse cargo de sí mismo, o puede contentarse y conformarse con subsistir o pasarlo bien o lo menos mal posible.

En el primer caso, resulta que no todos los seres humanos tienen claro que deben hacerse cargo de sus actos, y mucho menos responsabilizarse de ellos.

El por qué de que cada día más seres humanos piensen de esta manera, tiene muchas causas; muchas de ellas ya se han indicado en pasadas entregas, así que solo haremos una simplificación o síntesis para explicar ese fenómeno:

Basta recordar lo que dice la historia acerca de la condición y la clase de vida y existencia que la gente estaba obligada a llevar, desde tiempos inmemoriales hasta bien entrado el siglo XVIII.

En efecto, durante tanto tiempo, sobre todo en el mundo occidental, gran parte de la humanidad, (bajo la éjira de la civilización y cultura vigente, de turno), vivía semiesclavizada, trabajando duramente para pode subsistir como persona, excepto las clases privilegiadas como todo mundo sabe.

Recuérdese la pobreza y la servidumbre humillante de los pueblos, la rigidez gremial, el esfuerzo que tuvo que emplear el pueblo, la burguesía, el trasporte, el comercio, los intelectuales, el funcionariado, etc., para cumplir sus cometidos especiales.

Ya desde últimos del siglo XX, y debido a muchas causas que sería prolijo enumerar, siendo quizás la más importante el movimiento neoliberal de la economía y la política, los aires han empezado a cambiar, tratando de volver a épocas pasadas de vida.

Terminando esta cuestión de reformas y recortes del nivel de vida alcanzado en estos tiempos por el mundo occidental, hay que hacer la reflexión de que el buen nivel de vida o calidad de vida aceptable actual, hace casi inevitable que la mayoría de las personas caigan en el nivel de conducta y comportamiento, bien conocido por las clases privilegiadas como HEDONISMO.

Debe saber todo mundo que este estado de HEDONISMO, no es bien comprendido en la actualidad por casi nadie, y por tanto existe el peligro de caer en un condicionamiento especial de comodidad y seguridad, que impide sin duda todo proceso de progreso y evolución personal propiamente dicha.

Es esta la condición que impedía a las clases privilegiadas comportarse como personas auténticas, y es el que ahora está impidiendo a la gente poder comprender la situación en que se halla la persona humana, y por ende la humanidad entera.

Solo después de los movimientos sociales e industriales de los siglos XVIII, XIX y XX, la vida empezó a cambiar, (pese a los de siempre), y ya en el siglo XX, muchos seres humanos eran capaces de alcanzar un nivel de vida muy parecido al que siempre habían llevado las clases privilegiadas.

En el Segundo caso que decíamos anteriormente (al estar despiertos, estado de vigilia), la vida humana sería exactamente igual o muy parecida a la que llevan los animales.

(Continuará)