PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR.- (27).

PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR.- (27).

Es hora de que se reconozca que tanto en el mundo occidental como en el oriental, no se toma en la debida consideración la importancia, el profundo significado y el cuidado del cuarto nivel de la existencia o mundo denso y material.

No me refiero aquí meramente al descuido de los gobiernos y la gente en la conservación de la naturaleza, la biota, la flora y fauna, la situación climática y el subsuelo de la tierra, sino especialmente a la interrelación entre la materia densa y el ser pensante.

Se trata aquí de que, en general, se considera la materia como algo impreciso e inconcreto cuyo destino parece ser meramente de ayuda, herramienta y soporte para el ser humano.

Se advierte muy en serio que el mundo material, (la energía densa), es un conglomerado de minúsculos seres vivos que están esperando (y lo merecen) la influencia del ser humano para medrar en el ranking energético universal.

Su misión mas importante es, nada mas y nada menos, que evolucionar exactamente igual que lo hace todo ser vivo (orgánico) para llegar, (sin tiempo), a la auto consciencia.

Al llegar aquí se debe hacer una mención especial de un fenómeno humano que, porque no es bien comprendido, es una de las principales causas, (porque hay bastantes), del descuido y desdén que el ser humano muestra y trata al mundo denso y material.
Este fenómeno humano es conocido como Misticismo.

No se quiere decir aquí que el Misticismo sea algo malo o reprobable, ni mucho menos, sino que por causas especiales, que ya hemos comentado bastante en entregas anteriores, el ser humano no toma en cuenta ni aprecia convenientemente el valor y significado de la materia en la evolución de la vida, del logos, de la energía cósmica, es decir del espíritu universal.
Por supuesto, este nivel cuarto es a nivel macro, (totalizado), altamente Femenino, (magnético, negativo, alquímico, etc. etc.), pero puede comportarse como masculino si se tiene en cuenta el agente mágico universal, es decir el nivel etérico e influjo de la energía que rige lo denso o material.

Mucho más se deberá exponer sobre el estado objetivo de la existencia o mundo material, (nivel cuarto y cosmológico de la vida); creemos conveniente antes de hacerlo, decir lo suficiente de los demás niveles de la existencia, para que quede patente la importancia relativa de la interrelación entre los cuatro niveles de la existencia.
—/—-/—-/—-/—/—-
Por ello ahora diremos algo, (a nivel medio), del tercer nivel de la existencia y de la energía, que representa y supone el nivel o mundo síquico, (consciente) en general, y específicamente al ser humano (autoconsciente), preceptor y ejecutor de dicho nivel de existencia.

Este tercer nivel tiene y es, sin duda, un evento y efecto de significado cósmico, porque realmente es meramente una infinita diversidad del gran Uno o Logos y Espíritu Universal.

El tercer nivel de existencia donde habita el ser síquico, (humano), es a nivel macro (universal) claramente Masculino, (eléctrico, positivo, mágico, .etc,), y a nivel micro, (particularizado) ambivalente, es decir el polo que prevalezca a la hora de la acción.