• PROCESOS DE EVOLUCION SUPERIOR.- (34).-

    SOBRE LOS CONDICIONAMIENTOS DE LA ACTIVIDAD HUMANA.- 3.

    Hablaremos de los enfoques y significados que, a nuestro juicio, sería conveniente implantar ya en los planes de formación integral y democrática universal.

    Se empezará pues por abajo, desde el nivel de la cuna hasta el limite de la tumba.

    Como es de rigor, necesariamente lógico y obligado, todo ser humano llegado a la vida en el mundo material o cuarto nivel de la existencia, debe capacitarse adecuadamente para cumplir la misión que el destino, sin duda le depara, por el mero hecho de haber nacido.

    Esta labor se suele llevar a cabo por el estado, por instituciones religiosas o laicas, por los mismos padres, por facultativos particulares, por tutorías singulares y/o plurales, o también por la unión de alguna o algunas de las varias modalidades que se han apuntado.

    Nuestro parecer es que debería ser el gobierno quien marcase y dirigiese el ritmo, material, método y proceso de la formación del ser pensante en todos los niveles, pero tal como está la situación de la sociedad, debido al proceso de evolución incorrecta regente, es de suponer que el proceso tenga que ser compartido con distintas instituciones sociales, o especialmente preparado.

    Pasado algún tiempo, cuando todos los seres vivientes tengan el nivel de formación que ya les permita ver y comprender claramente qué es la vida y su significado a todo nivel, es cuando los gobiernos, bien asesorados por las autoridades académicas de todas las disciplinas del saber y de todas las distintas actividades que sean precisas para la buena marcha de la sociedad, podrán dirigir los procesos de formación.

    La formación de de los párvulos, no debe cambiar mucho de la actual, pues se trata de ayudar al niño y a la naturaleza a la evolución formativa de sus capacidades corporales.

    A partir de los dos años, aproximadamente, ya el infante puede captar, aprender y asumir cosas y actos, y la formación ya se puede impulsar hacia funciones de capacitación físico-sensorial y enfocar las pulsiones sensitivas y emocionales hacia motivaciones de movilidad, agilidad, diversión, agrado, alegría, serenidad, corrección, limpieza, etc., etc.

    Muy pronto empieza ya el aprendizaje propiamente dicho, y es cuando la formación, es decir, la instrucción y aprendizaje, la educación y enseñanza requieren no solo una didáctica y pedagogía adecuadas, sino también un enfoque direccional que marque a la persona un camino y una meta a su actividad vital.

    Los programas de instrucción deberán adecuarse a la edad y capacidad de la persona, según vayan pasando sus distintas etapas de vitales.

    El efecto-evento educacional debe pasar por la comprensión de los docentes hacia las aptitudes y actitudes (capacidades y posibilidades) de sus alumnos a fin de que haya armonía (feeling) entre ambos.

    Los discentes deben estar persuadidos de que aprender y estudiar son los dos polos (medios) mas importantes de su devenir y actividad como receptores de conocimientos.

    Nada debemos decir de la forma y metodología que los profesores y educadores tengan o lleven a cabo en su cometido altamente necesario e importante.

    Sin embargo, si emitiremos algunas lineas de la apreciación y enfoque que tanto los docentes como los discentes, deben tener sobre sus propias actividades, y sobre sus opiniones y tendencias sobre la vida.

    Hasta el empiece de la formación secundaria serán tareas de obligado cumplimiento: el cuidado de que la sensibilidad no desborde al alumno; que aprenda a estudiar, y a relacionarse con sus semejantes; que acepte con agrado la alternancia o cambio de actividades y de aptitudes; pero sobre todo que, tanto el profesor como la tutoría, estén atentos al cuidado con que el alumno, no SOLAMENTE ATIENDE Y ESCUCHA, (el uso todavía semiconsciente de la VOLUNTAD), sino también cómo ENTIENDE Y DEDUCE, (impulso a la LIBERTAD).

    También debe ser inducido a tomar decisiones y pensar discernir algo sobre lo que esta mal o bien hecho o dicho; asi mismo que en el juego aprenda a divertirse, a no enfadarse y sobre todo a comprender qué es lo que se llama sentido del humor; quizás a lo que mas cuidado haya que poner es al grado de distracción o DISPERSIÓN MENTAL que el alumno presenta a través del tiempo.

    Mención especial daremos al periodo de formación cuando el alumno ha de hacer el bachillerato y cursar la enseñanza media.

    Para este nivel vale todo lo dicho hasta aquí, pero aplicado con mas intensidad y profundidad.

    Esta etapa será exhaustiva en la atención y la intención personal, en vista al proceso de regulación de la responsabilidad, sin lo cual la formación siempre resultaría baldía, o al menos siempre incompleta.

    En esta definitiva etapa es cuando toda persona debe adquirir todo el caudal de cultura y conocimiento del que cada uno sea capaz, porque ya no habrá oportunidad parecida que lo permita a no ser que la persona, por las causas que sean, no haya sido capaz de esforzarse y cumplir lo que debía en todas o alguna de sus etapas de formación.

    Este nivel de cultura y conocimiento es indispensable que lo alcancen absolutamente todos los seres humanos sea cual sea su posterior destino, es decir lo mismo para los de titulación universitaria, administrativa, artística, científica o técnica; como así mismo los todos los trabajadores artesanos gremiales: albañiles, carpinteros, conductores, etc. etc.

    Solo las personas limitadas, disminuidas o discapacitadas, estarán dispensadas porque para ellas la sociedad facilitará otra linea de evolución de la que se hablará a su debido tiempo.

    Es conveniente que desde la edad juvenil y hasta la etapa superior, haya tutoría continua que sea capaz de armonizar y corregir cualquier disfunción, desenfoque o alteración en la tarea en que se lleve a cabo.

Comments are closed.