• PROCESOS DE EVOLUCION SUPERIOR.- (36).-

    SOBRE LOS CONDICIONAMIENTOS DE LA ACTIVIDAD HUMANA.- 5.-

    Antes de comenzar esta nueva entrega, y adelantándonos un tanto al tiempo en que se deba tratar a fondo la cuestión SOCIO-LABORAL, debemos exponer las siguientes cuestiones:

    Consideramos absolutamente imprescindible, necesario y por tanto, al menos en los países llamados civilizados, sea obligado en justicia, que con todo rigor, justeza y justicia tenga lugar un correcto arreglo y acomodo de la ACTIVIDAD HUMANA, cuya definición y cumplimiento se disfraza ordinariamente de referencia meramente a la candente cuestión socio-laboral y al trabajo asalariado o no.

    Por tanto y en primer lugar, se afirma rotundamente que TODA ACTIVIDAD HECHA CONSCIENTEMENTE, en (estado relajado y con sentido alegre y lúdico), DEBE SER CONSIDERADA TRABAJO A TODOS LOS EFECTOS.

    Así mismo se se afirma rotundamente que toda clase de ocupación es importante sin distinción alguna, (excepto si puntualmente un peligro o una urgencia especial está en juego).

    POR TANTO, MIENTRAS, POR DESGRACIA, TENGAMOS QUE VIVIR SUBORDINADOS AL PRECIO DE LAS COSAS Y AL DINERO, todas las ocupaciones, ( absolutamente todas), deberán tener derecho ineludible, a ser remuneradas, porque LA ACTIVIDAD HUMANA,(sea la que sea) ES EL UNICO REFERENTE QUE DEFINE, SOSTIENE Y JUSTIFICA Y LA VIDA Y LA EXISTENCIA.

    Por tanto, y mientras no sea posible prescindir de la moneda y el precio, todos los gobiernos del mundo tendrán como misión obligatoria e inalienable, que toda persona tenga lo suficiente en bienes y riqueza, para vivir dignamente.

    Así pues, y para facilitar esta cuestión, todos los gobiernos, ( en todos sus distintos niveles), harán que reunidos los estamentos más capacitados y apropiados, (las autoridades de todas las disciplinas del saber y del hacer humano), estudien, clasifiquen a las personas, para que, cuando lleguen a la edad laboral, puedan atribuir a cada una cual ha de ser su ocupación mas adecuada según la capacidad, posibilidad y preparación de cada ser humano, con el fin de cumplir el cometido que todo ser bien nacido tiene encomendado.

    Del problema de la desaparición o no del precio y el dinero, se hablara a su debido tiempo.
    ————–

    Seguimos ahora comentando un poco mas el tema que se dejo incompleto en la entrega 35.

    La vida laboral, en los últimos tiempos estaba llegando a un nivel o situación digna y justa como el ser humano merece, gracias sobre todo a los empujes de la ilustración y a los esfuerzos sociales políticos y económicos de los Siglos XIX y XX, por el contrario, en los tiempos actuales la
    vida laboral está volviendo descaradamente a condiciones bochornosas e injustas
    muy parecidas a las que obraban en tiempos feudales; desde luego hay bastantes
    razones para que ello sea así, entre las que se encuentran principalmente el tsunami liberal económico y bancario, el progreso tecnológico desenfocado y el miedo espantoso de las clase poderosas a una sola palabra “DEMOCRACIA”, o sea a la atávica oposición a que el pueblo sea capaz de regirse por si mismo.

    Las clases inveteradamente desfavorecidas, como los pobres de solemnidad, los que carecen de medios para vivir por falta de trabajo, de dinero, de capacidad para ejercer el trabajo, o por las condiciones injustas de la vida etc. etc., constituyen lo que suele llamarse los desclasados, quienes habitan por lo general los suburbios de las lugares donde viven los privilegiados del sistema.

    El agravio y desprecio, al parecer insuperable, que todavía se hace (se sigue
    haciendo) con el sexo femenino, (la mujer, la libertad y el polo femenino de la vida) que de cualquier manera, (consciente o inconscientemente) permite y tolera además, el bochornoso ejercicio de la prostitución, del machismo y del feminismo falso.

    Los sufrientes grupos así llamados no adaptados o no adaptables, (el mundo del
    hampa, marginación, delincuencia y lumpen), son también sectores que necesitan arreglo y consideración justa y adecuada, y así dejar definitivamente de ser la
    escoria, las heridas y defectos creados por la injusticia y desfachatez del sistema.

    A propósito del fenómeno que ignominiosamente supone la delincuencia, declaramos enfáticamente,que (salvo excepciones), no es sino un enorme y abominable borrón,
    bochorno y vergüenza para la justicia, los gobiernos e incluso para la sociedad,
    a causa de sus graves defectos y dificultades para una convivencia justa y paritaria.

    La multitud de personas limitadas y disminuidas, ya sea por causas intelectuales
    síquicas y físicas (diferentes dependencias), que tienen que subsistir a costa
    de inconvenientes de todo tipo, más que nada de la ciencia (medicina), de la
    familia y la economía (dinero).

    Las diferentes tendencias sensibles, sentimentales y sexuales de muchas personas, que son vistas como anormales porque no se ajustan a las normas desfasadas e injustas de épocas anteriores, o que nos han sido incrustadas por vía educacional o religiosa.

    Para todo ello pondremos un adelanto de solución a su debido tiempo.

Comments are closed.