PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR (8)

PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR (8)

SEGUNDA PARTE Y LIBRO SEGUNDO.

Facetas social-política-económica-financiera-fiduciaria-familiar-educativa-científica-tecnológica-filosófica-artística-lúdica-sexual-laboral-sanitaria-humanitaria-religiosa-trascendental, etc.

1.- (8). Continuación de los comentarios sobre la fase A, anunciada en fascículos anteriores: LA ACEPTACION RACIONAL DE QUE ESA SITUACION DE BIENESTAR Y ACOMODO MATERIAL ES LA PROPIA Y LA ADECUADA A LA SECUENCIA VITAL DE CADA SER HUMANO, Y EL HECHO DE VIVIR CON LA SEGURIDAD DE QUE SIEMPRE SERÁ ASÍ.

Nos atrevemos a suponer que muchas personas de mente acuariana, aceptando en forma positiva y poniendo en práctica lo que se ha venido exponiendo hasta el día de hoy, tendrán una gran ayuda para liberarse de infinidad de prejuicios culturales y políticos, con lo cual les será fácil aceptar y comprender que el cumplimiento de lo que se afirma en el epígrafe de la Fase A, debe ser el estado y situación ordinaria y normal que toda persona venida a este mundo ha de tener y gozar con seguridad durante toda su existencia para que, libre de tensiones densas y materiales, pueda orientar su vida a lo que más interés convenga a él mismo y a la sociedad.

Teniendo en cuenta que hasta ahora, solo hemos tratado de estudiar la manera de arreglar cuestiones meramente personales para la comprensión y aceptación como válida de la Fase A de nuestro proyecto, nos comprometemos, como un imperativo y una obligación insoslayable en toda regla, a examinar con la mayor atención y con el máximo cuidado, si el régimen y estado político que nos rige y las normas y costumbres de nuestro tiempo, ayudan y facilitan, o tal vez entorpecen o estorban, repetimos, para que la persona se desarrolle y progrese como debiera.

Ahora, siguiendo nuestra línea descriptiva, vamos a ver y examinar con ojos sencillos pero bien abiertos, el ambiente socio-político-económico normal en que tenemos que movernos la mayoría de los humanos, es decir, la situación social y política en que necesariamente estamos inmersos y que sin duda proporciona los pequeños alicientes de la vida ordinaria, pero también es casi siempre el verdadero caldo de cultivo donde tienen lugar la mayoría de nuestros males y desdichas, y que así mismo supone un auténtico hándicap para todo progreso y desarrollo.

Sinceramente la vida ordinaria del ser humano normal discurre en un sinfín de estadíos y episodios familiares y laborales, donde predominan y se alternan situaciones a veces placenteras y otras desagradables, a lo largo de los días; en esas condiciones vulgares y ordinarias es donde algunas personas ricas o poderosas, culturizadas o no, pueden dedicar y enfocar su vida a lo que más quieran o deseen.
El mundo cultural y científico, se adhieren, defienden y protegen (casi siempre) a las hordas del poder y del dinero, y normalmente se acoplan y consiguen condiciones de vida aceptables, aunque siempre hay grupos que no comulgan con el poder y son bastante menospreciados y olvidados.

Para no seguir mencionando todos los diversos estamentos que componen la sociedad, diremos que, en general, la situación de cada persona la define y determina el estado socio-económico-dinerario y cultural al que cada uno pueda llegar.

Con esto simplificamos la tarea de enumerar la inmensa diferencia de situaciones y de clases que integran la sociedad.

Solamente queremos hacer patente que la gran diferencia de estado económico, social o cultural que existe actualmente en el mundo, es la principal causa del malestar de la gente y de su dificultad para progresar como persona, y lo peor de todo es que ello se debe prioritariamente a la situación socio-política de las naciones.

La situación mundial a nivel político, sociológico y económico, está hoy día en una verdadera crisis, y es de tal gravedad que necesita y requiere una pronta solución, ya que en caso contrario la raza humana sufrirá, sin duda, un grave ultraje y deterioro de gran dificultad de arreglo.

Se tratará de exponer con la mayor brevedad, las principales causas que han producido este lastimoso e injusto estado, y después hablaremos, también con brevedad, sobre sus posibles salidas y soluciones.

Desde tiempos primitivos e inmemoriales, es bien sabido por todos que la justificación de predominio, sustento y permanencia sobre la tierra lo representaba la Fuerza y el poder, siendo admitido y consentido por todos a causa de su conveniencia y comodidad.

Algo mas adelante a la fuerza y el poder, se unieron impepinablemente el dinero, la riqueza y los bienes, y esa condición ha subsistido desde entonces y permanece en nuestros días, y como en esta Era de Acuario no se consiga motivar adecuadamente de una manera correcta a las gentes, para que se liberen de esa atávica rutina que sigue siendo la forma de vivir actual, será cada día más difícil arreglar los problemas que la humanidad tiene sobre su vida y su destino.

Todo esto ha ocurrido y ocurre, porque a pesar de los grandes adelantos y progresos de todo tipo que ha hecho la humanidad a partir de los siglos XVIII, XIX y XX, la persona humana no ha sido capaz de emanciparse todavía del lastre que los sistemas conservadores de siempre exponen y practican.

También hay que reconocer, sin remedio, que hay otra causa importante por la que mucha gente no admite o no se motiva para evolucionar y progresar como debiera.

Se trata de que cuando cualquier persona humana puede llegar, (en la forma que sea) a conseguir un estado de vida que le permite un vivir cómodo, donde puede cumplir todos los deseos que quiera, (hedonismo), cree que ha llegado al estado ideal de vida y conducta.

En efecto, es de todo punto aceptable y razonable, que llegando (alcanzando) ese estado de vida, sin duda, debe considerarse como el estado y situación vital propio que toda criatura humana debe alcanzar y sostener durante toda su existencia.

En estos tiempos, muchísima gente sabe que los regímenes político-sociales en general, no tienen una andadura recta y cabal, pero como pueden conducir, si hay suerte y todo va bien, a una situación de vida cómoda de sentido hedonista, o te permiten alcanzar un estado de relativo bienestar, entonces, repito, mucha gente prefiere permanecer en regímenes conservadores y de derechas, antes que optar por regímenes nuevos de tipo socialista o similar, es decir rehúyen el cambio, bien por comodidad, por indolencia o por falta de motivación adecuada.

Quede patente, con lo poco que hemos dicho en los últimos párrafos, que esta situación, es la que debe conseguir todo ser humano, para que desde ese estado intente superarse y evolucionar de verdad.

Ahora hay que exponer, con toda seriedad, en primer lugar, si se llega a ese nivel de vida digna que es la que ha se considerarse conveniente y adecuada para superarse y evolucionar por la vía conservadora y/o capitalista, resultará muy difícil o quizá imposible superar ese estado a fin de evolucionar; pero si se consiguiese llegar al nivel de vida susodicho por vía no conservadora ni capitalista, sí le sería muy posible a cualquier ser humano, al menos intentar salir del estado hedonista que supone una vida cómoda y fácil.

Entonces, lo que se pretende aquí es pretender que todo ser humano llegue a un nivel digno de vida, prescindiendo del empuje y sentido conservador y capitalista que ahora tiene.

Al llegar aquí, también debemos reconocer que, en todo tiempo y lugar, (salvo alguna excepción), los gobiernos conservadores y capitalistas, han procurado siempre que los pueblos permanecieran lo menos instruidos posible.

Sin embargo, siempre han tratado también de atraer y llevarse bien con la clase intelectual, científica, tecnológica y por supuesto con el clero, facilitándoles su paso a la burguesía.

Por otra parte, las clases medias y las proletarias (los pueblos), ya van estando lo suficientemente culturizados y preparados (porque el adelanto de los tiempos es imparable) para engendrar miedo a los poderes fácticos, a los ricos y los poderosos.

La secuencia en nuestro estudio es implicarnos y obligarnos a la tarea de la derogación y sustitución de los partidos de línea e influjo conservador y capitalista, y que otros partidos menos opresores y más justos sean los que, por medios más idóneos ayuden a las gentes en la consecución de ese nivel de vida requerido para superar el hedonismo vital, que es lo que impide la motivación para evolucionar correctamente.

La tarea será, sin duda, ardua y difícil, porque es sabido cómo el mundo conservador y capitalista tiene a su disposición toda clase de medios, no solo para resistir cualquier ataque a sus predios, sino que está adquiriendo en la actualidad nuevas tácticas de ataque y permanencia como son los impulsos del liberalismo y la ingeniería económico-liberal.