PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR – LIBRO 3 – CAPÍTULO 6

PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR.-

CAPÍTULO 6º.- NUEVA ERA, LLAMADA DE ACUARIO.- (II).- (PARTE III, LIBRO III).

SIGLO XXI.- CAMINO A LA DEMOCRACIA. NUEVA LEY, NUEVO ORDEN, NUEVA VIDA.

Facetas socio-política-económica-financiera-fiduciaria-laboral-familiar-educativa-científica-tecnológica-folosófica-artística-lúdica-sexual-sanitaria-humanitaria-religuiosa-trascendental.

Continuamos reseñando con brevedad la situación actual de la vida y las personas en la entrada de esta nueva Era de Acuario.

En el principio de esta Era de Acuario, existen como en tiempos antiguos gran cantidad de gentes en estado de pobreza muy semejante al estado de pobres de solemnidad como en tiempos anteriores.

Todos ellos carecen de medios para una vida digna y están entre ellos los que pierden el trabajo o no tienen capacidad de ejercerlo; otros son extrabajadores del campo a causa del injusto y monstruoso olvido con que es tratado el mundo rural; otros más por falta de dinero, a causa de las condiciones injustas de la vida etc. etc.,; todos ellos constituyen lo que suele llamarse los desclasados, quienes suelen habitar por lo general los suburbios de las lugares donde viven los privilegiados del sistema.

El sistema ha conseguido ocultar este desvarío social, porque ciertas asociaciones religiosas y algunas ONGS, se encargan de que los pobres vayan vestidos adecuadamente repartiendo ropas y dando comidas para una subsistencia mínima.

Sigue existiendo el agravio y desprecio, al parecer siempre insuperable que todavía se hace (se sigue haciendo) al sexo femenino, (la mujer, la libertad y el polo femenino de la vida) puesto que persiste, (consciente semiconsciente), el bochornoso comportamiento machista, y se permiten y toleran el indigno ejercicio y comercio del narcotráfico y de la prostitución, convertidos en importantes intereses comerciales.
Los estados ricos y florecientes no saben que hacer con los seres humanos con dificultades de adaptación al sistema o a la vida.

Persiste por tanto el mundo del hampa, de la marginación, de la delincuencia y el lumpen, que suelen formar campos de Monipodio, cada vez más preparados para subsistir.

No ha habido el suficiente empeño en la sociedad para ocuparse del arreglo y solución de estos sectores que necesitan una consideración especial, justa y adecuada; son considerados como algo parecido a la escoria o basura, pero aunque algunos de ellos lo sean o (por excepción) lo parezcan, la causa es que el sistema capitalista de la humanidad favorece estos desarreglos ya que permite la desigualdad y los tratos distintos según el estado social y económico de la gente, pues ya se sabe solo parece que tienen derecho a vivir adecuadamente los poseedores de bienes y riquezas.

A propósito del fenómeno que ignominiosamente supone la delincuencia, este hecho no es sino un enorme y abominable borrón, bochorno y vergüenza para la justicia, los gobiernos e incluso para la sociedad, a causa de sus graves defectos y dificultades para una convivencia justa y paritaria.

Sigue habiendo una gran multitud de personas limitadas y disminuidas, ya sea por causas intelectuales síquicas y físicas (diferentes dependencias), que tienen que subsistir a costa de inconvenientes de todo tipo, más que nada de la ciencia (medicina), de la familia y la economía (dinero).

Persisten graves y diferentes tendencias sensibles, sentimentales y sexuales de muchas personas, que son vistas como anormales porque no se ajustan a las normas desfasadas e injustas de épocas anteriores, o que nos han sido incrustadas por vía educacional o religiosa.

Las religiones ortodoxas, tanto de oriente como de occidente, como restos deficitarios de las escuelas de misterios y/o de los movimientos esotéricos e iniciáticos, no consiguen enfocar adecuadamente la vida de la persona, a causa de que no pueden ni saben cual es la verdadera línea y enfoque para que la vida se desarrolle adecuadamente en todas sus facetas.

Las escuelas de misterios y las órdenes ocultas, esotéricas (iniciáticas), que desgraciadamente son el resultado de la equivocada y errónea comprensión de lo que los seres superiores hicieron e impregnaron en la humanidad, no han conseguido todavía ver y comprender lo que los seres superiores en tiempos muy entrados de la Era Lemúrica impostaron en la genética humana, a fin de que algún día el ser humano llegara a ver por si mismo el camino que debía seguir y la misión o trabajo que debía cumplir en su tránsito por la materia.

Por esta razón, su misión no ha sido nunca la más adecuada para la evolución humana, (excepto para algunos seres que por su condicionamiento kármico les sería posible evolucionar en cualquier sistema de vida).

Por otra parte, la línea de acción y enseñanza de dichas órdenes iniciáticas, sigue estando llena y cargada de oscurantismo vital y secretismo doctrinario, por lo que nunca han sido capaces de ver, y sobre todo de aceptar y asumir, la tarea insoslayable de ponerse a la cabeza y dar a conocer lo que ellas saben, por la insostenible razón de que no les comprenden o porque la gente no está preparada para comprenderles.

Siempre pensaron que tenían la verdad y conocían el camino que verdaderamente suponía un proceso (una vía) correcta de evolución y progreso, pero nunca tomaron en cuenta, que también eran parte del camino evolutivo correcto los problemas y facetas de la persona que necesariamente tiene que vivir adecuadamente en la materia, y por tanto acomodarse a lo social como político, económico y transcendental, o sea a todas las facetas de la vida y de la personalidad humana.

Acerca del derecho, las leyes y la justicia actuales, ya hablaremos concienzudamente en el apartado que denominaremos LA NUEVA LEY, por tanto, solo haremos una breve reseña de cómo están en el principio de esta era que ya ha empezado.

El derecho, aunque se estudia como siempre en la universidad, en la práctica está constantemente prostituido, y se puede asegurar que “Montesquieu ha muerto; solo en casos banales o de poca importancia parece que cumple su cometido.

Los códigos de Justicia, están todavía repletos de normas y leyes procedentes de tiempos en que solo mandaban y decidían los que tenían el dinero, el poder y las riquezas; por tanto, digan lo que digan los que quieran decir, todavía ni puede haber justicia y mucho menos DEMOCRACIA en la actualidad.

El comercio y la industria en todos los niveles, al igual que la vida de las personas, está y queda sujeta a los dictados de un sistema económico de tipo capitalista que es a simple vista de todo punto injusto y aberrante, aunque a pesar de todo es considerado como el más aceptable como gestión de bienes y riquezas.

La gestión de recursos y la constitución de normas para la vida son de tipo capitalista, y sus funciones y resultados económicos son considerados normales; por lo cual, el enfoque vital de la vida y de la subsistencia (el mantenimiento material y la evolución y progreso humanos), está realmente dificultado, pues se puede afirmar que el ser humano no vive adecuadamente, ya que lo hace en forma injusta, impropia y alienada, porque nadie puede enfocar su vida correctamente con las premisas del sistema capitalista actual, que además de haber adoptado normas que a simple vista son equivocadas e injustas, su acervo de condicionantes es incompleto para el cumplimiento de todas las facetas que el ser humano necesita desarrollar.

Ante este panorama global de la existencia, muchos piensan ya que esta época precisa (necesita) cambios que de alguna manera tiendan a enderezar los entuertos que comporta la vida, tal como ahora se presenta ante los ojos de cualquier ser humano responsable y consciente.

Hay, por supuesto, mucha gente que trata de arreglar esta situación deformante que la sociedad padece, pero todos sus esfuerzos siempre han resultado improductivos y casi baldíos, porque lo único que consiguen es poner parches y remiendos a algo que ya debería saberse que no vale, y que, por tanto PRECISA Y NECESITA CAMBIOS Y ARREGLOS DE VERDAD.

Por tanto, los movimientos de tipo socialdemócrata y los grupos ONGS, (tantas veces una especie de picaresca moderna y otras una ayuda puntual para algunos casos), aunque en algunos efectos sean verdaderamente correctos y quizá útiles en algún momento puntual, en el fondo resultan meramente parches y un apoyo para el sistema al que quieren ayudar o corregir.

Es también patente, y sobretodo PATÉTICO, que los partidos políticos (más que nada los de izquierdas) no se den cuenta, ni tengan en consideración, que un sistema caduco (que no vale ni es apto) no se puede arreglar desde dentro, a no ser que cambien las premisas que le informan y/o las personas que lo llevan a cabo.

Es por tanto imprescindible y absolutamente necesario, incoar y sacar a la luz otras normas de vida y otro sistema alternativo, como se dijo en la introducción de este libro, que de verdad exponga y presente un proceso correcto y adecuado y que realmente sirva y sea eficaz en el esfuerzo y empeño de solventar la bochornosa situación actual del gobierno y de la sociedad, y es lo que haremos en cuanto acabemos de exponer la situación actual de la vida.