PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR – LIBRO 4 – CAPÍTULO 9 (PARTE I)

PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR.

SIGLO XXI- CAMINO A LA DEMOCRACIA.- NUEVA ERA, NUEVA LEY, NUEVO ORDEN, NUEVA VIDA.

Facetas familiar-educativa-social-laboral-política-económica-financiera-científica-tecnológica-filosófica-humanitaria-religiosa-trascendental-artística-lúdica-sanitaria-sexual.

Apocalyptic dramatic background – giant tsunami waves crashing small coastal town

LIBRO 4º.-

CAPÍTULO 9.- (1ª PARTE).- CLAVES DEL COMPORTAMIENTO PERSONAL DE TODA PERSONA HUMANA, SEGÚN LA EDUCACIÓN Y ENSEÑANZA RECIBIDAS POR LAS INFLUENCIAS FAMILIAR, AMBIENTAL, SOCIAL Y POLÍTICA, PERO SOBRE TODO EN LA ADOLESCENCIA.

Afirmamos y advertimos cuidadosamente, que es conveniente, mejor dicho, altamente necesario, que lo referente al cumplimiento de esas claves que tan escuetamente fueron expuestas en el capítulo anterior, se empiece a enseñar y cumplir desde la etapa de la adolescencia, y que para ello, se trabaje arduamente en su consecución, ya que su aceptación y cumplimiento, será sin duda alguna, decisivo para el comportamiento, progreso y evolución de toda persona humana en las demás etapas de la vida; como este requisito nunca se ha cumplido ni se cumple en la actualidad, (salvo alguna excepción) la mayoría de la gente, (como es patente en la actualidad), encuentra dificultades invencibles para enfocar y llevar la vida correctamente.

Empezamos, en primer lugar, glosando sobre la primera de las dos claves conceptuales, INTEGRIDAD Y DEMOCRACIA, que en el capítulo anterior señalábamos como premisas imprescindibles para la realización humana.

Para la INTEGRIDAD damos dos versiones complementarias que son:

a.- INTEGRIDAD, como el acervo o la totalidad de cualidades éticas y morales que toda persona humana debe detentar y cumplir.

b.- INTEGRIDAD, como la totalidad de aspectos y facetas personales que todo ser humano detente y deba realizar.  

El apartado de la letra a.- implica que para que la persona humana pueda considerarse verdaderamente INTEGRA, (de vida integral), su comportamiento debe tener, en todo momento y lugar, un sentido realmente ÉTICO, pata que constituya un verdadero modelo de corrección y cumplimiento, y que su actividad vital sea un paradigma, mejor dicho, un   dechado de conducta donde quede excluido todo atisbo o señal de irregularidad, mendacidad y deshonestidad, tanto en palabras como en obras y tanto en lo intelectual como en lo sensorial. 

De la misma manera, el apartado de la letra b.-, supone que toda persona humana ha de tener en cuenta para su conocimiento y ejecución, si no todo el acervo de cualidades y capacidades propias, al menos todas las que sean propias de su idiosincracia personal y las que cada uno esté preparado para realizar.

                                              —————————————–                 

Vamos a exponer y hablar ahora brevemente sobre la segunda condición que poníamos más arriba para una correcta evolución de la persona humana; nos referimos al concepto DEMOCRÁTICO.

a.- No nos pararemos a definir la gran desconocida y denostada palabra palabra DEMOCRACIA, porque sabiendo y atendiendo a su etimología griega, a simple vista ella misma se define dándonos a conocer que su auténtico significado es “PODER DEL PUEBLO” o “poder popular”; sin embargo es patente que hoy en día, todos los gobiernos que se precian de ser DEMOCRÁTICOS, no aceptan ni cumplen esa sencilla pero precisa definición que de ella hemos expuesto, y sin embargo, de una manera cínica y descarada, se consideran y se denominan democráticos.

b.-   No hacen falta muchas palabras para decir llanamente que para que una DEMOCRACIA sea real y verdadera, ha de ser el PUEBLO quien posea y ostente el poder y gestión del gobierno, mediante el medio estructural verdaderamente adecuado.

Sobre estos dos puntos (a y b), también debemos decir con brevedad, que los gobiernos hacen ese real escarnio de la democracia a causa de muchas razones que ya hemos tratado varias veces en capítulos anteriores de esta publicación, y que ahora solo señalaremos específicamente, una de las más importantes es el grave y gran enfrentamiento, siempre encubierto o disimulado entre el poder y la justicia, preponderando el poder, fuerza, dinero, voluntad, atención, etc., etc, (polo masculino de la vida), subyugando a la justicia, la razón, la igualdad, la libertad, la atención etc. etc. o polo femenino de la existencia. 

Se trata de un empeño en tratar de camuflar el inveterado sistema patriarcal, autoritario y abusivo, basado en la civilización occidental de inicuo e injusto derrotero, (capitalismo e ideologías humanísticas y religiosas actuales); sin dejar de añadir la perversa y falsa convicción de que el pueblo es una masa amorfa que en todo momento y lugar debe ser dominada y conducida.

No es tampoco de recibo, que la justicia oficial y el consenso de la gente justifiquen que hay democracia, por el hecho de que haya elecciones más o menos libres, que se diga que los gobernantes representan al pueblo o que los gobiernos son los más preparados para gestionar los bienes y riqueza de las naciones.

Los partidos anarquistas, socialistas, comunistas, y en parte los socialdemócratas y demócratas cristianos, siguiendo las ideas e influjos de la ilustración y de las revoluciones americana, francesa y la industrial, han conseguido en buena manera, que la sociedad y el mundo progresaran en los dos últimos siglos en los niveles socio-político-económico-dinerario, más que en en resto de periodos anteriores de la existencia. 

Sin embargo, no hay más remedio que reconocer y aceptar que, a causa de que los sistemas y procederes de esos movimientos sociales arriba aludidos, adolecían (y aún adolecen) de tener algunas lagunas y limitaciones en su proceso y sus premisas, los partidos conservadores de siempre y los movimientos religiosos cristianos, etc, han conseguido echar por tierra la mayoría de los beneficios y adelantos que los partidos y movimientos mencionados habían conseguido últimamente.

Es importante tener esto en cuenta antes de empezar a exponer nuestro proceso, método y manera de corregir toda clase de errores socio-políticos- económicos- financieros- dinerarios- humanísticos, trascendentales, etc. etc. que en la actualidad ningún sistema de vida y de gobierno ni sabe ni puede resolver.