PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR – LIBRO 4 – CAPÍTULO 9 (PARTE II)

PROCESOS DE EVOLUCIÓN SUPERIOR.

SIGLO XXI- CAMINO A LA DEMOCRACIA.- NUEVA ERA, NUEVA LEY,

NUEVO ORDEN, NUEVA VIDA.

Facetas familiar-educativa-social-laboral-politica-éconómica-financiera-científica-tecnológica-filosófiica-humanitaria-religiosa-trascendental-artística-lúdica-sanitaria-social.

LIBRO 4º.-

CAPÍTULO 9.- (2ª parte).- COMPORTAMIENTO DE TODA PERSONA HUMANA, SEGÚN LA EDUCACIÓN Y ENSEÑANZA RECIBIDAS POR LAS INFLUENCIAS FAMILIAR, AMBIENTAL, SOCIAL Y POLÍTICA, PERO SOBRE TODO EN LA ADOLESCENCIA. 

Retomamos el temario normal que veníamos llevando, y por tanto, siguiendo la línea explicativa subsiguiente, nos ocuparemos de exponer nuestra opinión sobre el comportamiento de toda persona en su paso por las distintas etapas de la vida, pero especialmente nos ocuparemos de la etapa de la adolescencia, como así mismo de la influencia que sobre todo adolescente ejerce o puede ejercer el ambiente, la familia, el estado social y la política de su entorno.

Por supuesto, es propio y correcto, aceptar y comprender, que ha de dársele gran inportancia a todas las etapas de la vida y más específicamente a la entrada en todas y cada una de ellas, ya que, si el paso de una a otra no se hace en las condiciones y formas debidas y adecuadas,  en primer lugar, su trásito y estancia puede que resulte un tanto inadecuado, y en segundo lugar que sus resultados no sean los apropiados a los que se debieran conseguir.

Hasta el presente venimos ponderando acerca de los medios y condicionamientos de las etapas vitales desde la niñez hasta la adolescencia, y es de suponer que tanto los padres como los gobiernos, han de estar firmes en constatar la realidad e importancia que supone tanto para el individuo como para la familia e incluso para la sociedad, que el paso de una etapa a otra sea hecho en las debidas condiciones.

Por tanto los padres y los gobiernos deben poner todos lo medios adecuados para que el devenir o recorrido vital de todo individuo hasta llegar a la adolescencia, se desarrolle adecuadamente en relación a la vida y la salud en esas etapas primarias de la existencia, con el fin no solo de discernir y saber cómo se desarrolla su existencia, sino también cómo encauzar y disponer a cada uno en el justo y apropiado entorno y lugar atendiendo a sus vivencias particularizadas, a su comportamiento y a sus condiciones de salud y desarrollo.

Como de eso ya hemos hablado en capítulos anteriores, ahora haremos mención de algunas particularidades sobre esta cuestión; a tal fin podemos examinar con benevolencia, los distintos criterios personales y familiares sobre la elección de formas, medios y centros donde las personas deben pasar su tiempos hasta llegar a la adolescencia.

Reconocemos que el parecer más corriente es que, en general y salvo excepciones, la sociedad actual prefiere ser ella misma la que elija la forma, lugar y manera en que los niños se formen y estudien, porque la cultura y civilización actual, siendo altamente patriarcal, autoritaria y machista, parece claramente proponerlo y exigirlo.

Relativamente pronto se irán realizando los cambios pertinentes y adecuados para que la cultura y civilización actual que nos rige pueda ser más correcta, justa e igualitaria.

Entonces los criterios de elección de centros y cultura se ajustarán algo más a lo correcto, justo y apropiado para la evolución y formación de las personas atendiendo a sus condiciones, su idiosincrasia y su posibilidad y capacidad de peparación para adaptarse a la vida.

Relativamente pronto, las autoridades académicas de todos los niveles, pero aquí específicamente las que hayan de ocuparse y tratar los problemas y necesidades de los seres en las etapas primeras de la vida, con el debido asesoramiento de la antropología, sicología y antropología, deberán cuidarse de la elaboración específica de los textos y de la preparación y acción directa que los docentes han de realizar para que su trabajo de instrucción, enseñanza y educación traten de inculcar en las mentes la necesidad y precisión, de que, en primer lugar, acepten y aprendan que el se humano pensante es realmente la entidad viviente más importante y privilegiada de la naturaleza, lo que implica que su principal oficio y labor ha de consistir en irse adaptando, por toda clase medios, para estar siempre atentos (voluntariosos) y dispuestos con entera libertad de acción, a realizar todo aquello que la vida exige para cumplir con las leyes (normas) más esenciales de la naturaleza, que en las etapas primarias de la vida son: comer, dormir, obedecer a los padres y educadores con el fin de amoldarse al cumplimiento de las más elementales normas de actitud y comportamiento ante toda situación y todo evento que se presente.

En realidad, para que la humanidad pueda ir realizando los cambios necesarios para su correcta evolución, solo queda irse acercando a tal posibilidad, y para ello es preciso que todo ser humano vaya procurando hacer efectivos en su propia persona los cambios que para sí misma requiere la humanidad.

Toda persona sana y que tenga un dedo de frente, ya debería saber que siguiendo los criterios de los gobiernos actuales basados en la cultura y civilización actual, que a su vez tiene como fundamento el capitalismo y las ideologías de occidente, no hay manera alguna correcta y completa de vivir y evolucionar adecuadamente.

Por tanto, solo queda como posible solución, que la persona humana,   tomando en serio la procura y realización del cambio individual adecuado, pueda ir acercando la posibilidad del cambio que de la humanidad necesita.

Yendo de nuevo al tema primario del comportamiento personal en la etapas pimarias de la vida, se debe tomar en consideración que del resultado que saca todo ser humano de sus etapas primarias y sobre todo de la adolescencia, dependen sin duda, las características y disposiciones buenas o malas que que han de suponer el sustrato de valores y condicionamientos que todo adulto llevará y arrastrará durante toda su existencia, y que puede resultar un handicap tanto negativo como positivo para su devenir.

Ya se sabe que nadie fiene en cuenta esto que en este párrafo se aduce, pero la experiencia de cada uno comprueba con el tiempo lo que supone el acervo y resultado de su paso por la adolescencia.

Es por lo cual desde el próximo capítulo iremos proporcionando algunas normas y medios para que muchos adultos puedan librarse de los graves y grandes impedimentos, complicaciones y estorbos que se derivan de una vida infantil y adolescente como la actual no correcta ni adecuada como debiera ser.